lunes, 1 de noviembre de 2010

ACTIVIDAD RECTORA

NIÑOS MENORES DE 1 AÑO 


El niño de tierna edad necesita el cariño y cuidados de la madre, del padre y de la familia. Debe disfrutar el calor humano, la intimidad y la relación continua con ellos; para ello, requiere el goce que ambos obtienen de la convivencia. Sólo alguien que siente como madre y padre, pertenece a su hijo y tiene satisfacción plena de este sentimiento, es capaz de entregarse al niño y prodigarle cuidados noche y día. De no producirse la evocación de la vinculación afectiva tanto en la madre, padre, como en el hijo, en los periodos sensibles (primeros meses) se van a presentar dificultades permanentes en las relaciones madre-padre-hijo y con las demás personas a lo largo de la vida.Lo fundamental es la relación afectiva que el niño establece con los adultos, pues depende totalmente de ellos para satisfacer todas sus necesidades.En esta etapa la comunicación emocional con el adulto constituye la actividad rectora y por lo tanto la intencionalidad pedagógica se debe centrar en propiciar esta relación. Al comienzo son ellos quienes organizan y mediatizan su actividad; progresivamente  él irá logrando una mayor participación y actuación como sujeto independiente.Las actividades que se realizan con los menores en esta edad deben favorecer el sistema de relaciones que establece con los demás, consigo mismo y con el mundo.


GATEADORES Y CAMINADORES: 
NIÑOS DE 13 A 24 MESES






En esta edad, la acción con los objetos es la que ordena todas las relaciones del niño con el mundo. Sus actividades están encaminadas a motivar el interés y el conocimiento de los objetos con sus características.  Igualmente es la etapa en la que el niño logra el dominio de la marcha y con ella la posibilidad creciente de desplazarse por sí solo, para explorar el espacio y descubrir nuevas posibilidades en su relación con el entorno.


Por consiguiente la zona de gateo y dominio de la marcha erguida debe permitir el desarrollo de actividades que generalmente son sobre el piso (gateo, baile y juegos que impliquen manejo del cuerpo), el cual deberá tener unas condiciones especiales que al igual que el resto de la construcción, no ofrezcan  riesgo para los niños. Igualmente debe ser una zona agradable, ventilada e iluminada con luz natural.


INFANCIA TEMPRANA: 
ENTRE 2 Y 3 AÑOS




Las actividades se basan en el reconocimiento y comprensión del uso social de los objetos, de las características de estos en cuanto a tamaño, forma y color, de las nociones de clasificación y seriaciones decir su uso y simbolización; igualmente, es la etapa del enriquecimiento del vocabulario, el respeto y la interiorización de las normas sociales básicas. En esta etapa el niño reafirma el dominio de la marcha y con ella la posibilidad creciente de desplazarse para explorar el espacio y descubrir nuevas posibilidades en su relación con el entorno.  Estas actividades se desarrollan tanto en las áreas de trabajo con los niños, como en áreas abiertas y salón múltiple. Los sitios para trabajo con los niños deben manejar espacios para mesas y sillas de trabajo e igualmente para la actividad del niño en el piso.



EDAD PREESCOLAR: 


NIÑOS DE 3 A 5 AÑOS  


 En este nivel, el juego de roles es la actividad fundamental. El niño demanda participar en actividades socialmente importantes. Para que los niños tengan la oportunidad de tomar decisiones y planear su actividad grupal, se propicia el trabajo en grupo, por lo tanto el espacio debe facilitar este tipo de actividades. Los organizadores de materiales y juguetes, en este espacio son importantes ya que el niño en esta etapa incorpora a su propia actividad las normas de convivencia colectiva, participando en la organización, distribución y utilización de juegos y otros materiales de trabajo





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada